domingo, 11 de marzo de 2018

3 grandes lecciones que podemos aprender de la filosofía taoísta del agua



En esta ocasión me limitaré a introducir el tema diciendo que me tropecé con un artículo que me impactó tan profundamente, que no pude irme a descansar sin antes haber hecho el esfuerzo de traducirlo al español y compartirlo con tod@s. A quienes les interese, les dejo acá también la referencia al artículo original en inglés.

Como siempre, sus comentarios son bien recibidos por el medio de su conveniencia.


(La imagen es una pintura de la artista Connie Luebbert).

3 grandes lecciones que podemos aprender de la filosofía taoísta del agua


Una cita famosa sobre el agua es compartida por el legendario artista marcial chino-estadounidense Bruce Lee:

"Vacía tu mente, déjate llevar. Sin tomar forma, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Pones agua en una botella y se convierte en la botella. La pones en una tetera, se convierte en la tetera. Ahora el agua puede fluir o puede golpear. Sé agua, mi amigo ".

Frustrado por su incapacidad para dominar el 'arte del desapego', Bruce Lee pasó una semana en meditación. Todavía incapaz de encontrarlo, se fue a navegar solo.

Sintiéndose enojado, golpeó el agua y, finalmente, lo entendió. No importa cómo la golpeó, el agua no sufrió daños.

La comprensión de Raymond Tang fue diferente. Sintiéndose estresado, ansioso y atrapado por la vida tecnológica que llevaba, buscó respuestas sobre cómo lidiar con un mundo que literalmente está cambiando más rápido de lo que podríamos pensar.

Él encuentra la respuesta no en los diversos libros de autoayuda que había leído, sino en el texto clásico de 2600 años, The Tao Te Ching, particularmente el poema del filósofo chino Lao Tse que describe la naturaleza del agua.

De sus revelaciones, Raymond discutió la naturaleza del agua en su reciente charla TED y estableció tres lecciones que los chinos han aprendido durante milenios.

"La suprema bondad es como el agua,

sin oposición llega a todos.
Al habitar, armoniza con su sitio.
Al ser, fluye a profundidad.
Al expresar, es honesta.
Al confrontar, se mantiene amable.
Al gobernar, no controla.
Al actuar, se acomoda al momento.
Existe acorde a su naturaleza y por ello ningún reproche le cabe"
~Lao-Tze, El Tao Te King




Las 3 grandes 
lecciones que 
el agua nos 
puede enseñar



1. Humildad

El agua que fluye en un río siempre se mantiene baja. Sin embargo, es una fuerza vital que ayuda a las plantas a crecer y mantiene vivos a todos los animales.

No busca atención ni reconocimiento, pero su humilde contribución es lo que sostuvo la vida en la Tierra. Sin eso, la vida dejaría de existir.

Cómo aplicar la humildad:
  • Acepta que no tenemos todas las respuestas para cada pregunta. Está bien decir "no sé" y mantenerse dispuesto a aprender. Pedir ayuda es también un signo de humildad.
  • Sé feliz con el éxito de los demás y ayúdalos a promover su éxito.
  • En lugar de tratar de salir adelante, ayuda a otras personas en su viaje.
  • Al ser humildes, imitamos la naturaleza del agua; que se mantiene firme y consciente del medio ambiente y de las personas que nos rodean.

2. Armonía

El agua no lucha contra ningún obstáculo en su camino. Cuando fluye hacia una roca, fluye suavemente alrededor de ella sin molestarse, enojarse o agitarse.

Con cada obstáculo esparcido a lo largo de su camino, el agua siempre encuentra una solución, sin fuerza, sin conflicto.

Cómo lograr la armonía:
  • A menos que estemos armoniosos por dentro, no podemos encontrar armonía afuera. Aprende a ser armonioso en pensamientos, palabras y obras.
  • Estar en armonía con nosotros mismos es sentirnos cómodos con lo que somos en lugar de luchar para ser la persona que creemos que se supone que deberíamos ser.
  • Encontrar la armonía en nosotros mismos implica no luchar contra nuestra naturaleza, sino fluir con quienes somos.
  • No debemos forzarnos a triunfar a costa de una lucha interna. En cambio, cambiemos el enfoque hacia triunfar para lograr más armonía.
  • No nos centremos en las cosas que no podemos controlar. Más bien, trabajemos con el entorno para resolver problemas. La naturaleza no se apresura, pero todo lo logra.

3. Apertura

El agua está abierta para cambiar. Tiene la capacidad de adaptarse a la temperatura cambiante, que la convierte en líquido, sólido o gas.

Se adapta al medio en el que se encuentra. Es una tetera cuando está dentro de una tetera o una taza cuando está dentro de una taza.

Debido a su capacidad para adaptarse al cambio y mantenerse flexible, perdura a través de las edades, superando todos los cambios en el entorno.

Cómo abrirse:
  • Propóngaselo, abra y salga de detrás de puertas cerradas.
  • Estamos llamados a ir más allá de nuestras creencias auto limitantes. Debemos estar abiertos a todas las posibilidades.
  • Abrámonos a aprender y desaprender para navegar a través de las circunstancias cambiantes.



Aprender de la flexibilidad y adaptabilidad del agua puede ser un principio guía que todos podemos seguir. Si alguna vez estuviera ansioso de nuevo, Raymond incluso bromeó: "¿Qué haría el agua?"

Hablando seriamente, el agua no puede ser agarrada, herida o dividida. No tiene una forma propia, sino que se amolda al recipiente que la contiene. Y a temperaturas bajo cero, se cristaliza en una poderosa roca.

Ser como el agua puede no ser fácil, especialmente cuando las cosas van bien en nuestras vidas. Pero cuando las cosas empiezan a desmoronarse como en las circunstancias de Bruce Lee y Raymond Tang, ojalá logremos dejarnos fluir como el agua.

***

Espero que la traducción y el contenido del artículo les haya gustado. Si les interesó el tema, tengo esta otra publicación que fluye en una línea de pensamiento similar ;-)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario